miércoles, 13 de junio de 2012

no fear



Miedo. Dicen de él, un intenso sentimiento habitualmente desagradable derivado de un riesgo, un peligro ya sea pasado, presente o futuro; ya sea real o supuesto. Su forma de expresión es el terror. Admito, que tenía miedo, y que aun me invade cierta dosis de esa sensación. Sonara redundante pero es así, el miedo asusta; os aseguro que acojona, pero tan solo al principio, después llega un momento en que sin saber como ni porque aprendes a convivir con el, aceptas el vacío del pecho, las alteraciones repentinas de tu pulso, la angustia visceral, el sudor frio en tu frente, y continuas, hacia delante, cabeza alta, espalda recta, despacito pero con mala letra.
¿Qué a que tengo miedo? A todo lo que vosotros teméis hipócritas. A los obstáculos, las altas caídas, a lo bueno, a lo malo y a lo aun peor por conocer, al futuro, a la soledad, a la  incoherencia, a la inmoralidad, a olvidar, a perder… ¿A tanto temo? Si, y no tengo miedo a reconocerlo.

Camina hacia delante,
 camino a lo incierto. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada